BIENVENIDOS AL BLOG DE:

viernes, 17 de abril de 2009

PÁNICO ! ! !


¿Qué es y qué ocurre durante las crisis de pánico?


Las crisis de pánico afectan al 1,5-3,5 % de la población general, son más frecuentes en mujeres y suelen comenzar en la adolescencia, aunque a veces debutan en personas de mayor edad.
Se manifiestan como episodios bruscos e inesperados, sin causa aparente, de miedo intenso a perder el control, o a que algo horrible va a suceder o incluso miedo a morir, acompañados de síntomas como: dificultad para respirar, dolor en el pecho, palpitaciones, sudación, temblores, sensación de mareo e inestabilidad, hormigueo, nauseas y malestar abdominal.
Por lo general, las crisis duran entre 10 minutos y media hora. En casi todos los casos las personas que sufren un episodio sufrirán algunos más, ocasionando una gran limitación en el desarrollo de las actividades diarias debido a la ansiedad que causan y al miedo a padecer nuevos episodios y a sus implicaciones.
Otros temores


Muchos personas que lo padecen, presentan además múltiples y variados temores centrados fundamentalmente alrededor de tres aspectos: miedo a abandonar el hogar, miedo a quedarse solo o miedo a encontrarse lejos del hogar en situaciones en las que se sientan atrapados, molestos o indefensos, lo que se denomina AGORAFOBIA. Estas situaciones se evitan por miedo a que aparezca una crisis de angustia, lo que lleva a estas personas a limitar cada vez más sus actividades.

Su importancia


Los trastornos de pánico constituyen una enfermedad real e importante, que puede afectar seriamente a la vida de la persona que lo padece y que, aunque puede mejorar ocasionalmente, no suele desaparecer a menos que se reciba un tratamiento adecuado.

Tiene tratamiento específico

Esta enfermedad puede controlarse con un tratamiento específico. Una combinación de psicoterapia y medicamentos (existen varios eficaces) previene crisis posteriores y hace que estas sean cada vez menos frecuentes e intensas, consiguiendo buenos resultados en el 70-90% de las personas que padecen estos trastornos.
Para asegurar los mejores resultados terapéuticos es muy importante la constancia en el cumplimiento del tratamiento.

Estrategias para combatir el pánico


1.-
Recuerda que aunque tus sentimientos son muy atemorizadores, no son peligrosos ni dañinos.
2.-Comprende que lo que estás experimentando es sólo una exageración de tus reacciones corporales normales ante el estrés.
3.-No luches contra tus sentimientos ni intentes alejarlos, cuanto menos te enfrentes a ellos menos intensos serán.
4.-No aumentes tu pánico pensando qué podría pasar. Si te encuentras preguntándote ¿ Qué pasaría si ? -contéstate- ¡ Bueno, ya está, sólo es esto !
5.-Permanece en el presente. Date cuenta de lo que realmente te está pasando y oponlo a lo que piensas que podría pasar.
6.-Gradúa tu nivel de miedo desde 0 a 10 y mira si sube o baja. Verás que no permanece en altos niveles por más de unos segundos.
7.-Cuando te encuentres pensando qué te va a pasar cambia tu pensamiento y lleva a cabo alguna tarea como contar hacia atrás desde 100 de 3 en 3.
8.-Sé consciente de que cuando tu paras de añadir sentimientos de temor a tu situación, tu miedo comienza a ceder.
9.-Cuando el pánico llega, acéptalo. Espera y dale tiempo a que pase sin salir corriendo.
10.-Siéntete orgulloso de ti mismo por tus progresos y piensa lo bien que vas a sentirte cuando lo superes esta vez.


Amigas y amigos, ojala esta información para las personas con crisis de pánico, crisis de ansiedad o crisis de angustia le sirva a algún/na lector/a. Si eso ocurre, este post habrá sido útil cumpliendo con el objetivo que perseguía, y el autor quedará complacido.


CarlosHugoBecerra



7 comentarios:

pensamientos dijo...

Uyyyy! has tocado un tema, que lo he vivido estos meses con katy, de despertarse a la madrugada llorando diciendo tener miedo que le estaba dando un infarto, y nada mas lejos de la realidad, pero ir casi todos los días al hospital, ahora está medicada y con un tratamiento sicológico y está mucho mejor, y de apoco va desapareciendo su miedo por la muerte y no poder ver crecer a sus hijos!hay que pasarlo, pero con solo verle los ojos llenos de terror y que su cuerpo temblaba de una forma, que me asustaba o quedarse sin habla, sin poder mover la boca de tan entumecida de apretar los dientes. fueron dos semanas desesperantes. un gran abrazo!

ma dijo...

Muy buenos los consejos que das ante un ataque de crisis de pánico en tu post .Tomaré nota de los consejos que das, pues nunca se sabe que hacer ante estas situciones difíciles que se pueden presentar en la vida de uno.Tiene que ser horrible la angustia de tener un ataque de pánico.
El chiste bromas aparte me ha parecido genial.Besos de MA.

Flor dijo...

Ayyy, Carlos, entre lo de la obesidad mórbida y los ataques de pánico no te imaginás CÓMO has dado en el clavo.

Un besote, precioso.

YANNI dijo...

El panico es terrible, mi ehrmana lo sufre y muchs veces hemos temido por su vida.

Los tratamientos no siempre son efectivos, y la medicacion solo tiene efecto durante un tiempo, al poco tiempo el orgamismo se acostumbra y ya no le hace superar las crisis.

Muy bueno el post Carlos, como te prometi, volvi, y seguire viviendo.

Besos.

Yanni

noelia dijo...

ufffffffffff un tema dificil pero ami nunca me ha pasado y no conozco a nadie que le haya pasado ero debe ser duro de tratar porque no sabes en ese momento que decirle a la persona!! besos

Solitaria Estrella dijo...

Carlos, es una enfermedad horrorosa, mi cuñada se paos años y años en tratamiento.
Gracias a Dios y a los buenos medicos ahora esta muy bien.

Mañana le voy amostrar el post a ella, pues le interesa mucho todo lo referente a este tema.

Unn cosmico cariño de...

Solitaria Estrella

BIRA dijo...

La mente a veces nos juega tan malas pasadas que ni terapias ni hostias en vinagre nos pueden sacar de ellas. A mí ahora se me ha pasado bastante, pero recuerdo haberme despertado en multitud de ocasiones por mis propios gritos. Y una vez despierta, aún seguía "viendo" al causante de mis pesadillas, ahí delante de mis narices, y Mamá que no veía nada, que no le echaba, y yo me quería morir. Algo de ese pánico sigo guardando y creo que me durará por siempre.

Eso sí, hay algunas cosas que me dan bastante más pánico (absoluto) que otras. Pero en eso intento no pensar... y a veces hasta lo consigo.

Besotes!

 
ir arriba